sábado, 15 de agosto de 2015

Goza la gula, de Dina Grijalva Monteverde

DATOS DEL LIBRO
Editorial: Andraval Ediciones
ISBN: 978-607-7860-20-4
Páginas: 109
Año: 2012

SINOPSIS
Alguna vez afirmé que las novelas nacen de grandes carozos —como el del aguacate— de donde saldrá un árbol, los cuentos de semillas y los microrrelatos de esporas, mínima expresión de las células reproductivas. Pero en el caso de Dina Grijalva prefiero pensar en esos paracaídas con pequeñísimas semillas que el viento lleva lejos y de manera independiente.
Con Goza la gula Dina Grijalva demuestra que ella ha hecho de esa casa, el lenguaje, una verdadera mansión, un palacio de Epicuro al que con toda generosidad nos convoca para convidarnos con sabores y humores de enorme regodeo.
Tenemos en nuestras manos la orgía total del verbo. Aquí desfilan multitudes diversas disfrutando la posibilidad de satisfacer los sentidos y se enuncian manjares, suculentos menús. La célebre combinación de lo erótico con lo culinario (con perdón de la palabra), tan en boga entre muchas escritoras en las postrimerías del siglo pasado, alcanza en Goza la gula su máximo esplendor.


Luisa Valenzuela

OPINIÓN
El libro que os traigo hoy al blog es un poco diferente de los que suelo reseñar. Se trata de un libro de microrrelatos, pero no es un libro de microrrelatos cualquiera, como podréis comprobar según vayáis leyendo la reseña.
Este libro llegó a mis manos por parte de un amigo, que me pidió que lo leyera y lo reseñara. Él tuvo la ocasión de conocer a su autora.
Goza la gula es, como ya he comentado, un libro de microrrelatos, pero tiene una peculiaridad: cada uno de sus textos está directamente relacionado con una letra del alfabeto (con lo cual tenemos en total 27 relatos). En cada texto, la autora emplea únicamente palabras que empiecen con la letra del abecedario en cuestión (excluyendo, claro está, pronombres, preposiciones y otras partículas).
Pensemos por un momento en la dificultad que entraña escribir este tipo de microrrelatos, utilizando únicamente vocablos que empiecen por la misma letra y tratando que, además, el cuento tenga sentido. Dina Grijalva lo consigue y demuestra con ello un magnífico uso y conocimiento del lenguaje. Como dice la escritora Luisa Valenzuela en el prólogo de este libro, "tenemos en nuestras manos la orgía total del verbo".
Es una obra cuya lectura es muy rápida. Son textos que se leen muy fácilmente y cuyo ritmo es muy rápido en su mayoría a causa del uso del asíndeton en muchos de ellos, es decir, la ausencia de palabras de enlace en el texto como pueden ser, por ejemplo, las conjunciones.
Aunque no suelo poner fragmentos de los libros que reseño, creo que en esta ocasión es la mejor manera de haceros llegar el contenido de la obra y, por lo tanto, compartiré en esta entrada uno de los microrrelatos que forman el libro, en este caso, el que pertenece a la letra L:



Llucia Llerena y Llull Llorente llamaron a llura, lluc y Llopís al llano. Llevaron lubina, llaullau y se llenaron con llapingacho con llauja. Llegaron llacas, llamas y lloicas. Llovió en la llanura, la lluvia apagó la llama y les encendió el llanto. Llorar y llorar.

jueves, 16 de julio de 2015

Mis reliquias literarias: la obra poética de Antonio Machado

Hace unas semanas, os hablé de la iniciativa Mis reliquias literarias, del blog Trotalibros (para más detalles, entrad aquí). Hoy os traigo la primera de mis reliquias que, en realidad, son tres: la obra poética de Antonio Machado.


Estos tres libros (y falta otra antología que en este momento no está en mi casa) son parte de la obra poética de Machado. Tenéis en la imagen Soledades.Galerías.Otros poemas, su primer poemario; una antología poética y, al fondo, los Proverbios y cantares (no se aprecia el título del libro blanco en la foto). Me falta por adquirir Campos de Castilla (todo se andará...).
Antonio Machado es mi poeta preferido desde hace años. Recuerdo que, cuando todavía estaba en primaria, leímos en clase de castellano el poema Yo voy soñando caminos. Ese texto me encantó desde el principio. 


Varios años más tarde, ya en bachillerato, me tocó escoger tema para mi "treball de recerca" (es un trabajo que hacen los alumnos de bachiller en Catalunya, y suele ser una monografía sobre un tema. Se hace durante parte del primer curso y prácticamente todo el segundo). Yo escogí trabajar sobre la figura de Antonio Machado y su obra. 
Dediqué varios meses a la lectura de la poesía machadiana y, cuando más leía, más me gustaba. Su gran sensibilidad, el tono melancólico de muchas de sus composiciones de Soledades. Galerías. Otros poemas;  el gran análisis que hace de España en Campos de Castilla y del cual todavía podemos ver reflejos en nuestra época actual; sin olvidarnos de sus apócrifos Abel Martín y Juan de Mairena... todo ello hace de Antonio Machado uno de los grandes escritores españoles de la Generación del 98, y probablemente de la historia de nuestra literatura.


Fueron muchos los meses en los que conviví con la poesía machadiana prácticamente a diario y, desde entonces, me gusta de vez en cuando coger uno de los libros, abrirlo por una página cualquiera y sumergirme de nuevo entre los versos del poeta.



sábado, 16 de mayo de 2015

¡Literariamente hablando cumple tres años!

Hace hoy tres años, decidí empezar mi andadura bloguera por mi cuenta, y así nació Literariamente hablando. La verdad es que, cuando comencé, no pensé que fuese a llegar muy lejos ni que tuviese muchos lectores. A día de hoy, sois más de 575 los seguidores de este pequeño espacio, y no puedo estaros más agradecida. 
Literariamente hablando fue un proyecto que empecé con muchas reservas pero que, a lo largo de estos tres años, me ha dado muchas satisfacciones y alegrías. Compartir mis opiniones con otros lectores ha supuesto algo nuevo y muy fructífero para mí. Aunque ahora no puedo dedicarle tanto tiempo como quisiera a publicar y a pasarme por vuestros blogs (como ya os he comentado alguna vez, estoy trabajando y estudiando), me alegro mucho de poder seguir por aquí un año más, aunque actualice esporádicamente. Una vez más, os doy las gracias por estar ahí siempre, leyendo mis reseñas y manteniendo vivo este espacio, que sin sus seguidores se quedaría en nada. Gracias, de corazón.


viernes, 15 de mayo de 2015

El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl

DATOS DEL LIBRO
Nº de páginas: 160 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: HERDER
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788425423314


SINOPSIS
El doctor Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples padecimientos: «¿Por qué no se suicida usted?» Y muchas veces, de las respuestas extrae una orientación para la psicoterapia a aplicar: a éste, lo que le ata a la vida son los hijos; al otro, un talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizás, sólo unos cuantos recuerdos que merece la pena rescatar del olvido. Tejer estas tenues hebras de vidas rotas en una urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objeto con que se enfrenta la logoterapia. En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla? El psiquiatra que personalmente ha tenido que enfrentarse a tales rigores merece que se le escuche, pues nadie como él para juzgar nuestra condición humana sabia y compasivamente. Las palabras del doctor Frankl alcanzan un temple sorprendentemente esperanzador sobre la capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir la verdad conveniente y orientadora.


OPINIÓN
La II Guerra Mundial y el nazismo son temas que siempre me han llamado la atención. Son varias las novelas que he leído sobre esta época histórica. Sin embargo, nunca había leído ningún libro que contase la historia real de alguien que vivió todo aquello, y eso es precisamente lo que he encontrado en El hombre en busca de sentido, del psiquiatra Viktor E. Frankl. 
La obra se divide en tres partes, más un anexo dedicado a la logoterapia. La primera de ellas habla del internamiento en un campo de concentración; la segunda nos cuenta cómo era la vida en uno de estos lugares y, finalmente, la tercera habla de la liberación. Sin embargo, Frankl no se limita a contarnos su propia experiencia en los campos de concentración, sino que va un paso más allá y analiza tanto sus vivencias como la de los demás internos desde el punto de vista de la psicología, que fue lo que realmente me gustó del libro. Es inevitable compadecerse de todas las personas que sufrieron tan terrible experiencia, pero es realmente conmovedor ponerse en su piel, ser conscientes de verdad de lo que suponía para un ser humano vivir en un campo de concentración.
El doctor Frankl pasó por varios de estos campos. En primer lugar, estuvo un tiempo en Auschwitz y, más adelante, fue trasladado a Dachau para volver finalmente a Auschwitz. Fue el único de su familia que sobrevivió a los campos: su mujer, con la que llevaba poco tiempo casado en el momento en que pasaron a ser prisioneros, falleció en Auschwitz, al igual que sus padres. Los alemanes destruyeron el borrador de una obra sobre psiquiatría que estaba escribiendo y, durante el tiempo que estuvo retenido, se dedicó a recomponerla utilizando pequeños trozos de papel que encontraba. Su profesión de médico le salvó de la muerte en varias ocasiones, pues necesitaban doctores para cuidar de los enfermos. 
Su objetivo al redactar El hombre en busca de sentido era investigar cómo afectaba a un prisionero vivir en un campo de concentración, y lo cumplió. Estos lugares suponían una tensión psicológica constante por la incertidumbre de los prisioneros al no saber si sus seres queridos seguían vivos y el deseo de no ser trasladados a otros campos, donde el destino solía ser directamente la cámara de gas. En la primera fase de la estancia en el campo, el prisionero se encuentra en un estado de shock y de horror constante que lo lleva a pensar en el suicidio (que en la mayoría de casos nunca se realizaba, pues pensaban que, de todos modos, pronto morirían), para pasar, en la segunda fase, a un estado de apatía general en el que los sentimientos quedaban embotados. La única forma de conservar la cordura en estos lugares era tratar de buscar el sentido de la propia vida, conservar un resquicio de fe en el futuro y encontrar una razón por la que vivir, incluso en estas condiciones extremas. Y es que ya lo dijo Nietzsche: "quien tiene un porqué para vivir, puede enfrentarse a casi cualquier cómo".
Hay quien piensa que El hombre en busca de sentido es un libro de autoayuda, pero nada más lejos de la realidad. No es un libro de autoayuda, sino un análisis en profundidad del alma humana, y uno de esos libros que todos deberíamos leer, por lo menos, una vez en la vida. En conclusión, es un libro que os recomiendo leer, por más dura que os resulte su historia. Merece la pena. 


Gracias a Herder Editorial por el ejemplar.

jueves, 14 de mayo de 2015

Mis reliquias literarias

Desde el blog Trotalibros nos proponen hoy una iniciativa de lo más original: compartir nuestras reliquias literarias.


¿En qué consiste esta propuesta? Pues bien: todos tenemos en casa libros que, por una u otra razón, son especiales para nosotros, bien porque nos los ha regalado alguien a quien tenemos un cariño especial, porque pertenecieron a un ser querido... Se trata de que, de vez en cuando, compartamos en nuestros blogs uno de esos libros y su historia.
Yo participaré en esta iniciativa, y espero que os animéis, pues puede ser muy interesante compartir nuestras experiencias.
Si queréis más detalles, podéis leer toda la información aquí

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...